13/10/2017

Un sueño. Una realidad

Son ya muchos los años en los que la lectura es una de mis grandes pasiones, vivir tantas aventuras y descubrir tantos sentimientos; y no son pocos los que han pasado desde que empecé a escribir. Primero fue solo en privado, ¿a quién le iba a interesar?, y luego publicando en varios blogs. Pero, poco a poco, la historia fue cambiando.

Hace ya unos siete años, en plena crisis, perdí mi trabajo en una empresa consultora. Después de algunos intentos por continuar en el mercado laboral, me vi obligada a hacer un parón, pero sin dejar de buscar oportunidades día tras día. No sé estar de brazos cruzados, así que volví (aunque nunca he dejado de estudiar) a la universidad. Comencé el grado en Estudios Ingleses en la UNED. Una de las asignaturas me descubrió que la lengua española había cambiado, normativamente, mucho desde que yo estudié EGB, BUP y COU. Siempre había presumido de conocer la lengua española bastante bien; comprendí que ya no era así. Así que me puse manos a la obra. Había que solucionar ese problema, pero… ¿por qué no intentarlo?, ¿por qué no darle una orientación profesional a esta «actualización» lingüística? Busqué en internet escuelas que estuvieran bien valoradas en el terreno de la corrección, y siempre terminaba en el sitio web de Cálamo & Cran. De manera que empecé los contactos, solicitudes de información, tanteos previos…

En 2014, comencé mi primer curso con Cálamo & Cran, Curso de Corrección de estilo. A este le siguieron otros (Informes de lectura, Traducción literaria, Corrección profesional, Redacción profesional, y una lista de «pendientes» que tengo hoy en mi agenda). A finales de 2015, una amiga, Pilar MC, me recomendó a otra amiga suya que trabajaba para una editorial, pero que, por circunstancias de la vida, tenía que aparcar esa faceta profesional. En 2016, Ediciones Cumbres me dio la oportunidad y empecé a trabajar para ellos, y para Huso Editorial más tarde, como correctora de estilo y ortotipográfica.

Y el gusanillo por publicar mis propios textos crecía y crecía.

El curso de Redacción profesional que hice a finales del 2016 con Cálamo, me terminó de convencer: “tengo que dar el paso”. Casualidades de la vida, un amigo de Facebook, Pedro Antonio M., recomendó el libro 7 excusas para no optar a la vida que deseas, de José Barroso, y lo compré y lo leí (raro en mí, porque no suelo leer muchos libros de los denominados de autoayuda). Estuve en contacto con el autor del libro, me pidió que le contara qué me había parecido su libro y si me había aportado algo. Lo hice, lo cual implicó pensar. Entre el apoyo que recibí de la profesora del curso de Cálamo y este proceso, accidental, de pensamiento, tomé la decisión: “voy a hacerlo”.

Mayo de 2017. Tras una búsqueda en internet de editoriales que aceptaran manuscritos, di con Donbuk Editorial y les envié mi recopilación de relatos. Unos días más tarde se pusieron en contacto conmigo, me dijeron que querían publicar mis relatos. Pánico escénico, pero dije: “adelante”. El 6 de octubre de 2017, mi primer libro, 39 patrañas vesánicas, salía a la venta. No sé decir si fue más emocionante el día que recibí el correo electrónico de Donbuk mostrando interés en publicar mis relatos, o cuando recibí físicamente los primeros ejemplares. No soy persona de mostrar grandes emociones, pero, creedme, por dentro la emoción era, y es, enorme.

Parece que el camino ha sido de rosas, pero no. Ha habido inversión en formación y también en la edición (Donbuk trabaja, principalmente, en coedición con los autores); ha habido aprendizaje no solo durante la formación, sino en el día a día de mi nueva profesión (profesión que llevaba en las venas, pero que hasta que no ha sido el momento exacto, no ha explotado); ha habido mucha «comedura de tarro»; y, tiempo, mucho tiempo de dedicación a esta pasión.

Antes de que 39 patrañas vesánicas fuera una realidad, llegaron otras. En la Navidad de 2016, vio la luz una exquisita edición: ¡Y he aquí que era un sueño! Historias inquietantes. Una recopilación de siete relatos de Rhoda Broughton que Huso Editorial puso en mis manos para traducirlos al español (loca Mayda por confiar en mí, y loca yo por aceptar). También antes de mi primer libro, confiaron en mí para prologar El intento de amar de Štern, la primera novela de David Zábranský traducida al español (con el aliciente extra de contar con las ilustraciones de Roberto Carril).

Así que, con la oportunidad que me da Cálamo & Cran al pedirme que escriba este pequeño resumen vital de mis últimos años profesionales, cojo el micrófono bien fuerte, para que nadie me lo arranque de las manos, y… Quiero agradecer a mi familia y amigos (pocos, pero de calidad extra superior) su apoyo en esta loca aventura; a Cálamo & Cran su profesionalidad y cercanía en su día a día, cada curso realizado ha sido una oportunidad profesional convertida en realidad; a Ediciones Cumbre y Huso Editorial su, todavía en pie, creo…, confianza profesional en mi trabajo; y, a Donbuk Editorial el soporte editorial que ha dado a 39 patrañas vesánicas.

Irene Muñoz Serrulla
Antigua (y futura) alumna de Cálamo & Cran

Autor

Compartir