Inicio » Blog » Sun Tzu o el arte de la gestión de proyectos
04/09/2017

Sun Tzu o el arte de la gestión de proyectos

Tras el verano, volvemos a la carga con nuestras charlas mensuales para conmemorar nuestro XX aniversario. El 20 de septiembre contaremos con Icíar Gómez, que nos hablará de "El arte de la gestión de proyectos":

Hay dos elementos que no pueden faltar cuando se habla de gestión de proyectos, incluso si son editoriales: uno es Sun Tzu y otro es la referencia a alguna heroicidad como ejemplo. Nosotros no vamos a decepcionaros, así que empezaremos por el principio.

Sun Tzu dijo: "Haz que lo extraordinario parezca cotidiano y que lo cotidiano parezca extraordinario a los ojos de los demás". Hay dos herramientas esenciales para crear esta farsa, primero conocerse a uno mismo y después conocer al enemigo (o a los demás). En definitiva, este "engaño" es el arte de conseguir y generar información. Quién tiene la información y sabe jugar con ella puede crear la realidad del contrario, colocar en ella lo inesperado y generar un factor sorpresa que le otorgue la ventaja competitiva y el éxito. 

Cada guerra, sus escenarios y sus implicados son realidades únicas, determinadas por el momento y por los objetivos. Y esta unicidad es la base de la definición de un proyecto: es único e irrepetible y está compuesto por una serie de fases que comprenden varias acciones o tareas. 

Algunos ejemplos de gestión de proyectos ilustran perfectamente las diferencias entre adoptar o no los principios de Sun Tzu. En el caso de las expediciones de Scott y Amundsen a la Antártida para conquistar el polo sur la elección supuso la vida o la muerte. 

Muy lejos de la psicología que emana de las sentencias de Sun Tzu, los primeros planteamientos que promulgaba la gestión de proyectos eran rígidos, preocupados por lograr el control absoluto del proceso y cerrar al máximo las condiciones con el cliente. Pretendían crear el entorno aséptico y aislado de un quirófano como forma de controlar y gestionar los riesgos. Esta forma de constreñir la realidad a los deseos de control estaba presente en el enfoque con el que Scott llevó adelante su expedición.

Un progresivo cambio de mentalidad llegó con nuevos modelos, como los principios Lean, creados por Toyota, o la cadena de valor, que asumían la importancia de orientarse al cliente. Esta mentalidad adaptativa y flexible es la que encarna Amundsen en nuestro ejemplo. 

El nuevo paradigma mental, consecuencia de la revolución informática, terminó de acuñar un nuevo concepto de realidad, de cliente, de usuario y de producción, y permitió el nacimiento de una serie de enfoques, metodologías y entornos de trabajo. Agrupados bajo el término metodologías ágiles (Agile, Kanban o Scrum, etc.) suponen un enfoque radicalmente diferente para abordar la gestión de riesgos basado en la flexibilidad, el factor humano, la capacidad de respuesta y la interacción continua con el cliente. Una estrategia mucho más cercana a los ancestrales principios de Sun Tzu.

Y ahora ¿qué tal si vemos todo esto aplicado a los proyectos editoriales?

Os esperamos.

Nos vemos el  20 de septiembre a las 19.30 (hasta las 21.00) en la sede de Cálamo & Cran en Madrid. El evento es gratuito pero las plazas son limitadas.

Es imprescindible reservar plaza: secretaria@calamoycran.com

¡Seguimos trabajando!

Autor

Icíar GómezProfesora de edición y corrección
Compartir