Inicio » Blog » Pasiva, la voz que se centra en los hechos
30/10/2019

Pasiva, la voz que se centra en los hechos

Fíate de la voz pasiva porque raras veces te va a delatar. Formada por el verbo «ser» conjugado y un participio, guardará silencio si le preguntan quién hizo qué. Su testimonio siempre se reducirá a los hechos, y no a quién los perpetró, debido a que o bien resulta irrelevante quién es su autor o bien esa autoría se da por hecho o no se sabe. Como en estos casos.

La banda fue tiroteada en el puerto al amanecer

Lo sucedido ha sido relatado en el informe policial

¿Colette la vedete será deportada a París?

Como ves, con la voz pasiva ponemos el énfasis en lo que sucede y a quién le afecta, no en quien lo realiza. Por eso se llama pasiva, porque no aparece un sujeto activo que pone en acción las cosas sino solo el llamado sujeto paciente, que con suma paciencia espera a que otro haga lo que tiene que hacer en lugar de hacerlo él. O sea, que el sujeto paciente se ve afectado por la acción del verbo pero no actúa realmente. Como en las siguientes oraciones:

Rebeca fue interrogada en la comisaría

Colette la vedete será contratada inmediatamente

Estos hechos son mencionados en la prensa

Claro que bajo presión la voz pasiva soltará por esa boquita todo lo que haga falta; no solo qué sucedió sino también quién lo cometió. O sea, hablará del complemento agente. «Complemento» porque no es fundamental en el enunciado sino que actúa como un extra. Y «agente» debido a que este adjetivo se aplica a todo lo que posee capacidad de obrar. Pues bien, este agente siempre se incorpora a la oración por medio de la preposición «por».

Rebeca fue interrogada en la comisaría por un guapo policía

Colette la vedete será contratada inmediatamente por Charlie el Gordo

Estos hechos son mencionados en la prensa por la carroña periodística

Sin embargo, lo más recomendable es acudir a la pasiva refleja, una categoría de oración que cumple las mismas funciones que la voz pasiva pero con un estilo más natural. No es otra cosa que convertir el enunciado en una oración impersonal, o sea sin sujeto, por medio del pronombre «se». Se llama pasiva refleja porque, igual que en la caverna de Platón se proyectaban sobre las paredes las sombras de la realidad pero no la realidad misma, no es exactamente una oración pasiva pero sí un reflejillo de ella ya que prescinde del sujeto. Así:

Se cuenta que Raquel ya vive con el guapo policía

Se sospechaba que Colette la vedete era en realidad una espía

Pronto se verá si lo es o no, la Interpol ha sido avisada

 De este modo, con esta pasiva refleja seguimos sin decir quién hace qué, pero no dejamos de contar qué sucede, dónde y cómo. Por tanto, nadie podrá acusarnos de soplones.

 

¿Quieres seguir aprendiendo?

 

Autor

Cristina Planchuelo Profesora de comunicación escrita
Compartir