13/02/2018

Historias de bajos y delanteras

«Abajo», «debajo» y «bajo»; «delante», «adelante»… Cuánta confusión generan estas palabras. Arrojemos luz al asunto.

  • «Bajo» es una preposición que significa «debajo de». Como preposición que es, su tendencia es no ir acompañada de ninguna otra preposición. Eso significa que no resulta adecuado decir «los ingleses se broncean bajo del* sol de Mallorca» porque es incorrecto. Mejor:

Las ingleses se broncean bajo el sol de Mallorca

  • «Debajo de» es una locución preposicional que nos indica el lugar en el que están las cosas, los animales o las personas. Significa «en la parte inferior» y se escribe siempre compuesto: con su «debajo» y su «de». Por tanto, no hay que escribir «protegen su piel debajo el* sombrero» pues a la RAE no le iba a gustar.

A «debajo de» le conviene llevar un complemento que indique debajo de qué, aunque no es imprescindible:

Debajo de la cama
Debajo de mi casa
Debajo del vestido
Ponte debajo

Por tanto, «debajo de» lleva siempre «de» delante y también detrás, como esos trenes modernos que tienen la locomotora al principio y al final de los vagones para llegar raudos a cualquier lugar dotado de vías férreas.

  • «Abajo» es un adverbio de lugar. Se diferencia del anterior en que es poco específico.

Te espero en el bar de abajo
Nos invitan a cenar los vecinos de abajo
¿Nos vamos abajo?

Su naturaleza ambigua e inespecífica nos invita a preguntar, «vale, como quieras, pero ¿cuál, quiénes, dónde… exactamente?».

Ojo, porque «abajo» no se acompaña por delante de la preposición «a» porque ya la lleva a cuestas. Pero sí puede ir precedida de «desde», «de», «hacia», «hasta», «para» y «por».

Venimos de abajo
Gritó desde abajo
Nos caímos hacia abajo
Corrimos hasta abajo
Vente conmigo para abajo
Regresaremos por abajo
Me miró de arriba abajo

Tampoco «abajo» suele llevar después la preposición «de» porque, en caso de que la necesite, usamos el tren «debajo de».

Me esperó abajo* de mi casa
Me acarició las caderas debajo del vestido
Después nos besamos debajo del agua en la playa
Y al final nos abrazamos en la orilla: yo arriba y él debajo de mi ropa empapada…

Sin embargo, en algunos países hispanohablantes sí escriben o emiten «abajo de» cuando quieren referirse a una cantidad indefinida que se encuentra por debajo de otra que actúa como referencia: «En México, un taco al pastor cuesta abajo de 5 pesos en un puesto callejero».

En resumen:

  • «Bajo» es el único que no lleva preposición, ya que es una preposición en sí misma.
  •  «Debajo» lleva siempre la preposición «de» después, lo que es el colmo del «deísmo» ya que este adverbio nace con una preposición delante, «de».
  • «Abajo» se acompaña de diversas preposiciones delante, menos de «a», que la lleva siempre consigo.

¿Y, por cierto, las cuestiones delanteras?

«Alante» está mal. No debes usarlo nunca. Olvídate de esta palabra.

«Adelante» se usa igual que «delante». Pero cuando necesitamos acompañarlo con las preposiciones «hacia» y «para» escribimos solo «delante» porque «adelante» ya lleva su preposición pegadita:

La motorista se inclinó hacia delante
La acompañante se puso las gafas y miró para delante

«Adelante» y «delante» tienen tres significados:

  • Significa «más allá» con verbos de movimiento («avanzar», «seguir», «desplazarse», «inclinarse», «pasar», «volcarse»…).

No te inclines hacia delante que me molestas
Aparca adelante, que la poli nos ha hecho señas
Mira, pasa delante y conduces tú

Recuerda que si se acompaña de preposición, quitas la a de la palabra y la dejas solo en «delante» («pasó hacia delante», «avanzó adelante», «se desplazó hasta delante», «se tumbó delante»…). Si lleva la preposición, puedes escoger.

  • Significa «parte delantera» con verbos de estado (no indican acción sino estados: «Estar», «permanecer», «continuar», «parecer»,  «seguir», «semejar», «resultar»).

Si hubiéramos venido en coche ahora estaría delante, durmiendo tranquilamente
Delante sigo yo, que soy la dueña de la moto
Déjalo ya, yo continúo adelante con mi objetivo de llevarte a la pelu y luego tomarme un «brunch»

Con los verbos de estado verás que casi no usamos preposiciones, por lo que podemos escribir indistintamente «delante» y «adelante».

En el español de Hispanoamérica usan a menudo la forma «adelante» para todos los casos, aunque haya otras preposiciones. En España suena raro.

  • Significa «a partir de un punto determinado» cuando van precedidos de la preposición «en». En este caso, siempre optamos por usar «adelante».

De ahora en adelante iremos a menos velocidad
No me sé el Código de la Circulación: del índice en adelante no me leí nada
En adelante, me cogeré un taxi

¿Y con «tan», «más», «muy»…? Pues igual, «adelante» o «delante», con su a cuando no hay ninguna preposición antes.

Córrete más hacia delante
No avances tan adelante
¿No estás muy adelante?

Conclusión: fíjate si «delante» o «adelante» llevan antes una preposición. Si es así, quítale la a… o no se la pongas.

Y algo más: nunca digas cosas como «delante de mío», «detrás suyo», «debajo nuestro»… Estos posesivos son incorrectos, ya que acompañan a  adverbios de modo, y los adverbios son de todos los hablantes; nadie los puede poseer.

 

¿Quieres seguir aprendiendo?

Taller de comasutra: mejora tu puntuación
Curso de Redacción profesional
Taller de gramática
Cursos de Creación de contenidos
Cursos de Corrección
Cursos de Narrativa

Autor

Cristina PlanchueloProfesora de comunicación escrita
Compartir