23/06/2017

Los tiempos están cambiando

Pues va a tener razón nuestro flamante y controvertido Premio Nobel de Literatura, pero los tiempos no es que estén cambiando, sino que han cambiado considerablemente en lo que concierne a nuestro programa TAO (Traducción asistida por ordenador) favorito: Trados.

Trados (acrónimo de TRAnslation and DOcumentation Software) comenzó su andadura de la mano de una empresa alemana allá por los años 80 del siglo pasado. En la década de los años 90, Trados ya era poco más o menos el estándar que se utilizaba para la traducción de textos técnicos, aunque con una interfaz muy diferente de la que conocemos ahora.

Las versiones de Trados Workbench utilizaban el documento original como base, que se traducía segmento a segmento con la memoria de traducción (una interfaz independiente que se colocaba sobre el documento) y una base de datos terminológica, si la había. En las últimas versiones, Trados incorporó una utilidad para alinear documentos, el viejo conocido WinAlign.

En 2009 SDL, que había comprado Trados unos años antes, lanzó Trados Studio 2009, a imagen y semejanza de su propio programa de traducción SDLX, con una interfaz integrada, que incluía la memoria y el documento segmentado, así como la integración de bases de datos terminológicas. Al principio, todos los traductores nos sentimos renuentes a cambiar tan radicalmente de programa, y a la vista de esto SDL lanzó Trados Studio 2011, bastante actualizado, que permitía trabajar directamente en documentos bilingües creados con las versiones de Trados anteriores (en Word o TagEditor). Gracias a esta compatibilidad, Trados Studio poco a poco se fue integrando en nuestros espacios de trabajo, robándole terreno a las versiones "clásicas".

Costó tiempo, porque todos somos bastante conservadores en lo que a nuestras herramientas se refiere (es muy conocida la máxima de "si algo te funciona, no lo cambies"), pero las sucesivas mejoras de Trados Studio, muchas veces provocadas por las mejoras realizadas en su inmediato competidor, MemoQ, constituyeron el estímulo necesario para que todos cambiásemos a la nueva versión de Trados, SDL Studio.

La versión actual, SDL Trados Studio 2017, por ejemplo, presenta novedades como el reconocimiento de "trozos" de frases que encuentra en la memoria. También nos presenta coincidencias parciales "reparadas" y nos sugiere la frase corregida (a veces acierta y a veces no, pero siempre es una ayuda). Además, conserva la posibilidad de trabajar virtualmente en todos los archivos a la vez (que apareció por primera vez en Trados Studio 2014) y aporta mejoras en las sugerencias automáticas y en la traducción automática.

Aunque se podría pensar, para terminar, que desde Trados 2014 las sucesivas mejoras añadidas al programas son fundamentalmente "cosméticas" ya que el armazón básico o la lógica de este programa permanece igual en estas últimas versiones, lo cierto es que en cada nueva versión Trados nos sorprende con nuevas funcionalidades que nos ayudan a trabajar de manera más eficaz. Realmente, los tiempos han cambiado.

Curso de Trados

Autor: 

Autor

Pilar TutorTutora de traducción
Compartir 

Artículos relacionados