Inicio » Blog » La importancia del color en el diseño gráfico
08/04/2019

La importancia del color en el diseño gráfico

El color en el diseño gráfico, un aspecto a estudiar

¡Cómo es capaz de afectar un simple color a nuestra vida! ¿No lo has pensado nunca? ¿Vas a negarnos que te has levantado una mañana de invierno, has levantado la persiana, visto todo el cielo encapotado, con un gris amenazante y no te han dado ganas de volver a meterte en la cama? ¿Qué pasa en cambio cuando es primavera y te recibe un cielo azul? ¡Por no hablar si hay un precioso arcoíris al fondo! La teoría del color ha estudiado durante décadas la influencia que las diferentes tonalidades tienen sobre nuestro estado de ánimo, nuestro carácter y sobre el modo en que percibimos logotipos y objetos. ¿No te has dado cuenta de que, por ejemplo, las colecciones de moda primavera-verano son mucho más coloridas que los aburridos ocres y rojizos del otoño-invierno? ¿No has entrado a tu página web favorita y has visto que han hecho un pequeño cambio en algún color y te ha chirriado? El sentido de la vista nos proporciona un 80% de toda nuestra información sobre el entorno que recibimos, y el 40% de esa información es cromática. Es por eso que el color en el diseño gráfico es un elemento clave al que los diseñadores deben dedicar mucho tiempo, meditación, análisis, consenso… Es tanto o más importante que la tipografía y puede dar al traste por completo con un buen diseño de logotipo, imagen corporativa o página web.

Qué transmiten los colores

Como ya hemos comentado, los colores son capaces de producirnos diferentes emociones e influyen de manera decisiva en nuestra percepción de la realidad. Sus combinaciones y su unión con otros elementos gráficos, como la tipografía, son capaces de trasmitirnos un mensaje o emoción muy concretos. ¿No nos crees? Mira estas series de logotipos archiconocidos en diferentes colores y piensa en qué te transmiten cada uno de ellos.

Sin duda sus diseñadores gráficos acertaron en la elección y las campañas de marketing entorno a las marcas han hecho que se hayan convertido en parte del imaginario colectivo.

Es evidente que todos los diseñadores gráficos, y todos los hombres y mujeres, tienen sus preferencias en cuanto a colores. Tu profesionalidad te llevará a saber adaptarte y dar con el tono que se ajusta a lo que busca tu cliente y el producto que vais a promocionar.

Según la “Teoría del color”, estas son las sensaciones que transmite cada tono:

  • Azul. Es el favorito de las empresas, quizá porque evoca profundidad, seriedad, confianza y solemnidad. Según estudios de profesionales del marketing, es un color idóneo para productos de limpieza, líneas aéreas y aeropuertos, por representar al agua y el cielo.
  • Verde. Es un color tranquilo y apacible que nos recuerda la esperanza, la salud, la paz y el cuidado.
  • Rojo. Es el color más pasional e intenso. Representa valores como la vitalidad y la fortaleza, pero también la excitación y, en cierto modo, la agresividad, por lo que hay que tener cuidado con la tipografía que le acompaña.
  • Amarillo. Es un color luminoso y cálido que refleja cualidades como el optimismo y la claridad o trasparencia.
  • Naranja. Es dinámico y radiante lo que hace que transmita una sensación amigable y de confianza.
  • Morado. Refleja la creatividad en estado puro, la imaginación y la sabiduría.
  • Gris. El más equilibrado de los colores, el que se encuentra entre el blanco y el negro, lo que le da un aire de solemnidad, calma y seriedad.
  • Blanco y negro. Suelen usarse juntos y en contraste pues transmite claridad –nada se lee mejor que el negro sobre blanco– y aporta sensación de solemnidad.

Estos son principios generales sobre los colores. Debemos ser muy cautos tanto en la combinación de los mismos –no uses muchos colores para un mismo proyecto– como en su intensidad. Un amarillo muy suave puede transmitir sensación de paz y calma, incluso de optimismo, pero un amarillo chillón resultaría una patada en los ojos de quien nos mira en muchos casos. Haz todas las combinaciones que pasen por tu cabeza de diseñador gráfico hasta dar con esa perfecta que enamorará a tu cliente. ¡El esfuerzo merecerá la pena!

DISEÑO GRÁFICO Y MAQUETACIÓN

 

Autor

Patricia GómezDirectora de marketing
Compartir