Cómo hacer dos correcciones a la vez si es imposible hacerlas al mismo tiempo

El Libro rojo de Cálamo y Cran

Corregir ortotipografía y estilo a la vez, ¿es posible?

 

Una vez que ya sabemos qué tenemos que hacer en una corrección de estilo y en una corrección de pruebas, cuando parece que ya lo tenemos todo controlado, que todo encaja y que podemos deslindar dónde empiezan y acaban cada una de ellas, va la siempre emocionante vida editorial y nos sorprende con un encargo con el que no contábamos, un cliente que, dicharacheramente, nos pasa un original y nos pide que hagamos la corrección de estilo y la corrección de pruebas de un texto a la vez, así, de sopetón, que tiene mucha prisa y el texto tiene que quedar bien, bien, bien… pero que muy bien.

La ansiada paz de corrector se ve atacada por los peores presagios, empieza a correr un sudor frío por la espalda ante el temor de defraudar a un cliente con un trabajo mal hecho o, peor aún, de tener que rechazar un encargo que nos viene de perlas. La ansiedad nos hace olvidar hasta las reglas generales de acentuación y empezamos a planear nuestro futuro en la marina mercante, que parece que tiene muchas salidas profesionales.

Veamos… ante todo, mucha calma. Somos profesionales, sabemos en qué consiste nuestro trabajo y estamos acostumbrados a salir limpios de todos los charcos. Tendremos que evaluar el trabajo que tenemos entre manos, en qué estado está el texto, cuáles son las posibles trampas que tiene, en qué soporte tenemos que trabajar y hacer un cálculo del tiempo y del presupuesto necesarios para hacer un trabajo profesional y de calidad.

Lo primero que debemos tener muy claro que no se pueden hacer las dos correcciones en una misma lectura. Como correctores podemos hacer dos lecturas diferentes, estamos entrenados para adaptar nuestra capacidad lectora a las necesidades de lectura que tenemos, pero por muchos superpoderes que tengamos, no podemos leer dos veces el mismo texto al mismo tiempo.

Primero haremos una lectura de corrección de estilo y, posteriormente, haremos una lectura de corrección de pruebas. En ambos casos hacemos una lectura de anticipación, es decir, nos adelantamos a los errores, los buscamos y los solucionamos, pero en cada corrección los errores que buscamos son diferentes, el objetivo es distinto y el ritmo y los tiempos de trabajo no son iguales. Es muy curioso ver cómo después de una corrección de estilo es muy habitual que en los textos queden erratas sin corregir. No es que no queramos corregirlas, es que, directamente, ni siquiera las vemos.

Así, lo que haremos primero será realizar una corrección de estilo y, después, una nueva lectura en la que haremos una corrección de pruebas. La gran ventaja de que un cliente pida ambas correcciones es que, mientras hacemos la corrección de estilo, ya vamos detectando errores generales (por ejemplo, de ortotipografía) que nos iremos apuntando en nuestro cuaderno de corrección para agilizar el trabajo posterior de corrección de pruebas. Es decir, el texto nos irá dando pistas para que la siguiente corrección sea más sencilla.

Cuando nos encargan las dos correcciones hay tres cuestiones muy importantes que debemos tener en cuenta: el soporte en el que nos piden la corrección, el presupuesto con el que contamos y el plazo para realizar el trabajo.

Sobre el soporte, en mi opinión, para hacer las dos correcciones sucesivas lo mejor es realizarlas en Word. Este programa nos permite hacer una corrección de estilo rápida y tremendamente eficaz y luego aprovechar herramientas de automatización de tareas para optimizar la corrección de pruebas. Posteriormente, cuando el texto estuviera maquetado, si el cliente lo deseara, se podrían realizar segundas pruebas en pdf o en papel.

Si el cliente estuviera interesado en realizar el trabajo directamente sobre el texto maquetado en InDesign, también se podría hacer, pero con las precauciones necesarias para trabajar en ese soporte y, sobre todo, si estamos seguros de que controlamos las herramientas básicas de maquetación.

En cuanto al presupuesto, debemos tener en cuenta que, aunque todo lo unamos en un solo encargo, en realidad estamos haciendo dos trabajos y la tarifa nos debe cubrir las horas de trabajo que dediquemos a las dos correcciones. Hacer las correcciones de forma sucesiva nos puede hacer tardar un poco menos que si hacemos las correcciones por separado, habrá menos tiempos perdidos, pero las horas de corrección son las que son y no se pueden volatilizar por arte magia.

Por último, el control de los tiempos de trabajo. Al igual que con el presupuesto, si hay dos correcciones, habrá dos tiempos diferentes, uno para cada tarea. Las prisas son las peores compañeras de la corrección, cuanta más velocidad, más probabilidades hay de que se pasen errores, así que el respeto de los tiempos de trabajo y los descansos es algo que no debemos olvidar nunca. Cuando hacemos ambas correcciones, agilizamos el cronograma, pero tenemos que calcular el tiempo necesario para hacer cada una de las correcciones y agregar ambos tiempos para ajustar los plazos.

En resumen, aunque al principio parezca una tarea complicada y caótica, podemos afrontar un encargo con una corrección de estilo y una corrección de pruebas sobre el mismo texto con todas las garantías y con la tranquilidad de que el resultado será profesional y satisfactorio.

¿Quieres saber más?

Curso de Corrección profesional
Curso de Corrección de estilo
Curso de Edición de texto en InDesign (DTP)
Cursos de Corrección

Descárgate el Libro rojo

Un compendio de los manuales de estilo de referencia.

Es una obra de consulta rápida y eficaz para correctores, traductores y redactores.

Title

Descárgate el Libro rojo

Un compendio de los manuales de estilo de referencia.

Es una obra de consulta rápida y eficaz para correctores, traductores y redactores.

Comparte este artículo

Q

¡Únete la newsletter!

* Campo obligatorio


Introduce un email válido

Elige el tipo de contenido que quieres recibir de Cálamo y Cran:


Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web.

Utilizamos Mailchimp como plataforma de envío de nuestra newsletter. Al suscribirse, aceptas que tu información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Obten más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp haciendo clic aquí.


Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad