Inicio » ¿Sueñan los ebooks con viudas y huérfanas eléctricas?
06/03/2017

¿Sueñan los ebooks con viudas y huérfanas eléctricas?

Igual que los incunables imitaron a los manuscritos, ya que era la referencia de la que disponían, hoy los libros electrónicos intentan ser clones de sus versiones en papel, e incluso muchos programas de lectura simulan un paso de página totalmente innecesario en digital. Igualmente, aunque el libro electrónico presenta muchas ventajas de lectura frente al libro en papel, aquellos que prefieren fijarse en sus inconvenientes se centran precisamente en aquellos aspectos en los que "supuestamente" no puede imitar al papel.

No hablamos del olor, claro, aunque tampoco huelen ya las manzanas, como nos recordaba Serrat, y sin embargo parece que hay más gente preocupada por el olor de los libros electrónicos que por el de las manzanas. No, me refiero a cuestiones ortotipográficas como el control de viudas y huérfanas, particiones de palabra, y otras casualidades gráficas que, en el libro electrónico, al no haber un tamaño definido de página y siendo asimismo el tamaño de la fuente ajustable a las necesidades del lector (una importante ventaja para los lectores que ya peinamos canas) no pueden ser controladas de la misma forma que en un libro impreso, cuya versión final ha podido fijarse en todos sus detalles antes de enviarse a imprenta.

Sin embargo, afortunadamente tenemos en nuestra mano la posibilidad de gestionar muchos de estos aspectos gracias a los recursos que los lenguajes HTML y CSS nos proporcionan.

Viudas y huérfanas

Aunque a menudo es frecuente encontrarlas en papel −a veces uno piensa que el nombre no hace referencia a la relación de la línea con su párrafo, sino al dolor que produce verlas− en digital podemos también evitarlas gracias a las propiedades CSS widows y orphans. Por supuesto, es el dispositivo o programa de lectura quien debe gestionarlo correctamente, pero basta con fijar el número de líneas que queremos que permanezcan unidas a principio o final de página con estas propiedades para que no se permita que aparezcan menos de las indicadas:

p{

widows:2;

orphans:2;

}

Algo tan sencillo como este código nos librará de las viudas y huérfanas en todos los párrafos de nuestro libro, si bien no podemos como al maquetar en papel hacer que el texto se reajuste automáticamente para cubrir el espacio que correspondería a la viuda o huérfana, sino que el efecto resultante puede ser un espacio mayor en blanco al final de la página correspondiente, aunque será muy discreto, y de hecho en papel, si el control de viudas y huérfanas se ha ajustado automáticamente, también suelen surgir a veces estos espaciados.

Particiones y espacios

Otro de los problemas que puede preocuparnos en un libro digital es cómo dividir las palabras al final de la línea. Evidentemente en un texto informatizado no tenemos que hacer nosotros tal división -como sí tenemos que hacerla cuando escribimos a mano-, sino que los programas de lectura de ebook gracias a sus diccionarios pueden establecer particiones correctas cuando una palabra no cabe completa a final de línea. Para ello, es fundamental especificar siempre el idioma del libro y en caso de que algunos fragmentos estén en un idioma distinto, marcarlos también con su correspondiente idioma, utilizando el atributo xml:lang.

Sin embargo, si quisiéramos respetar no solo las reglas de partición, sino también evitar ciertas divisiones, igualmente podemos marcar por dónde queremos que se divida una determinada palabra en caso de que no quepa a final de línea. Es el equivalente al guion discrecional u opcional de los programas de maquetación, que permite marcar una partición para que la palabra se divida preferentemente por ese lugar y evite así hacerlo por otro. El ejemplo que siempre pongo -un poco infantil, lo sé- es la palabra "espectáculo", porque si queremos evitar que nos quede el culo al aire al principio de línea, nos puede interesar marcar una partición distinta, por ejemplo espec-taculo. Para ello en lenguaje HTML bastaría con introducir una entidad (código que reproduce un carácter o un signo que no puede escribirse con el teclado o podría ocasionar alguna confusión en el código) ­ que es un carácter invisible que solo aparecerá si la palabra está a final de línea y no cabe, en cuyo caso se convierte en un guion que parte la palabra.

En cuanto a  los espacios, también es importante tener cuidado con aquellos espacios que no queremos que dividan al final de línea las palabras entre las que se encuentra, como puede ser el espacio entre un número y su símbolo, por ejemplo 10 %. Si colocamos un simple espacio de la barra espaciadora corremos el riesgo de que el símbolo del tanto por cierto quede en la línea siguiente. Para evitarlo, basta con usar otra entidad HTML, en este caso   que es un espacio de no separación. Lo mismo sucede con los espacios entre los números (aunque muchos sigan empeñados en poner puntos) que igualmente deben ser de no separación, aunque en este caso, dado que el espacio debe ser más estrecho, podemos usar la entidad  . También podemos usar un espacio normal en todos estos casos, pero marcando la palabra con un estilo CSS que tenga definida la propiedad white-space con el valor nowrap para que así el espacio no divida la palabra a final de línea

Saltos de página

Conseguir que un capítulo comience siempre en una página nueva (forzando al lector a pasar página al acabar el capítulo anterior) puede conseguirse de varias formas. Una de ellas es simplemente que cada capítulo sea un fichero HTML dentro del libro -algo que es útil también por otros motivos-, pero otra forma es usar la propiedad CSS page-break-before con el valor always en el estilo del título del capítulo. También podemos evitar que se haga esta partición con el valor avoid, e igualmente podemos hacerlo después del elemento en cuestión con la propiedad page-break-after.

Como vemos, HTML y CSS cuentan con recursos para conseguir una correcta presentación ortotipográfica en muchos de los casos similar a la que deberíamos tener en papel, aunque muchas otras, como las propias casualidades gráficas, por la propia naturaleza dinámica del texto en un ePub fluido, son imprevisibles. Programas de maquetación como inDesign o incluso los procesadores de texto, cuentan también con estas posibilidades para controlar estas cuestiones, por lo que al exportar el trabajo a código HTML, o directamente a ePub, suelen crear correctamente el código necesario.

Aquí hemos presentado algunos de los ejemplos más básicos y sencillos, pero hay muchísimas más cuestiones que se pueden ajustar utilizando recursos de estos lenguajes, y donde no hay propiedades específicas, con algo de imaginación siempre puede encontrarse alguna solución. Además la versión CSS3 presenta muchas más posibilidades y se está trabajando en ampliarlas, por lo que en los próximos años veremos que incluso los libros digitales mejorarán las posibilidades ortotipográficas del papel al automatizar cuestiones que en papel pueden resultar excesivamente tediosas.

Otros aspectos a tener en cuenta pueden ser cómo imitar ciertas características de la presentaciones en papel como letras capitulares, destacados o ladillos, o cómo solucionar el problema de los versos que ocupan más de una línea, cuestiones que también vemos en el curso de ebook, pero que en este caso dejaremos para una segunda parte de este artículo. 

Curso de Creación de ebook
Curso avanzado de creación de eBook
Certificado de Maquetación digital

 

Autor

Valentín PérezProfesor de eBook y editor
Compartir