Inicio » Blog » ¿Cómo se cobran las traducciones, correcciones y maquetaciones?
25/04/2016

¿Cómo se cobran las traducciones, correcciones y maquetaciones?

Esta es una pregunta que muchas veces debo responder a los propios clientes, porque, aunque los traductores demos por hecho que todo el mundo sabe que un intérprete es alguien que traduce oralmente lo que otra persona dice en otro idioma o que la traducción se cobra por palabra, aún hay mucha gente para quien un intérprete es un actor y una traducción son páginas impresas.

Iré por partes, porque cada sector tiene sus variaciones. Primero, la maquetación, que es lo más fácil. Normalmente se cobra por página y el precio varía en función de la complejidad de la maqueta, el plazo y el formato de los documentos que se reciben. Es decir, no es lo mismo maquetar una novela (texto corrido) que un libro de economía plagado de tablas y gráficos que, además, el maquetador tendrá que diseñar. Porque recordemos que maquetar y diseñar no es lo mismo. Puede haber quien sea un excelente maquetador pero no tenga ojo para el diseño y viceversa. El diseñador es quien crea la estética del documento; el maquetador es quien ejecuta dicho diseño. Para que nos entendamos, el diseñador sería como un autor, que crea su obra, y el maquetador, como un editor, que trata el original para realzar dicha obra y se encarga de que la obra se convierta en libro. Decía que los maquetadores cobran por página; los diseñadores, en cambio, suelen cobrar por elementos diseñados (unidades modelo), que pueden ser páginas o bloques de páginas.

Los correctores suelen cobrar por matrices (caracteres con espacios), por palabras o por páginas maquetadas. Cuando se cobra por matrices o palabras, es muy importante que quede claro que se trata de caracteres CON espacios y que se trata de las palabras que vamos a corregir. Recientemente, en un trabajo de cotejo y revisión de una traducción de inglés-español, un cliente pretendía que le cobrásemos por las palabras originales inglesas y no por las traducidas al castellano, cuando realmente lo que nosotros corregimos fueron las palabras traducidas al castellano. (Esto ha de quedar clarísimo en el presupuesto u orden de compra inicial). A veces, la corrección también se puede cobrar por página de XXX matrices (1500, 2100, 4000, depende del cliente). Y, cuando hacemos corrección de pruebas, por páginas maquetadas. Para fijar estas tarifas es preciso tener en cuenta el volumen de texto de las páginas.

Las traducciones se cobran por palabra. Y ahora, la pregunta del millón: ¿por palabra original o traducida? Pues depende. Lo ideal para el traductor de lengua castellana es cobrar por palabra traducida (recordemos que el castellano ocupa un 25% más que el inglés), pero esto no siempre es posible. Si cobramos por palabra traducida de antemano no sabemos el importe total. Con las agencias de traducción esto no es un problema, sino más bien la práctica habitual, pero con otras empresas o particulares, que necesitan conocer la cifra total del trabajo, sí puede ser un problema. En estos casos, tenemos dos alternativas, igualmente válidas: 1) o bien fijamos una tarifa por palabra original (ligeramente más alta, en mi opinión que la que tengamos por palabra traducida), hacemos el recuento del original y fijamos un importe total por el trabajo, o bien, 2) calculamos las palabras originales, les añadimos un 25%, fijamos un importe total y avisamos al cliente de que si el volumen real final es menor, haremos el ajuste en la factura. Ambas opciones son válidas y todo depende del cliente y de la situación concreta.

La traducción literaria se sale de lo habitual en traducción y se cobra por página holandesa (página traducida de 2100 matrices). Cada editorial suele tener sus tarifas y, por lo general, los traductores se ajustan a esto. 

Por último, no olvidemos que es importante tener una tarifa mínima por encargo. Lo normal es que esta oscile entre 15 y 30 euros, a día de hoy, para traducción no jurada, y entre 30 y 60 para traducción jurada

Autor

Jimena LicitraTutora de traducción
Compartir