Inicio » "Yo hablas mucho fatal": Cómo corregir errores en la clase de ELE
21/03/2017

"Yo hablas mucho fatal": Cómo corregir errores en la clase de ELE

Una de las eternas dudas de todo profesor de idiomas es cómo y cuándo corregir a los alumnos. Por mucho las metodologías han teorizado al respecto y a pesar de que la finalidad de todas ellas es siempre una producción sin errores, este sigue siendo uno de los aspectos más complejos de nuestra profesión.

Trabajar con los errores no es tarea fácil. He visto profesores que comienzan su carrera convencidos de que no permitirán que se cometa ningún error delante de ellos, pero se encuentran con que corregirlo todo es a menudo imposible, (los niveles iniciales se caracterizan por una violación sistemática de las reglas), de modo que acaban mostrando una pasividad total ante los errores de sus alumnos.

Echemos una ojeada a los significados de “corregir” según la RAE:

Corregir:
1. Enmendar lo errado.
2. Advertir, amonestar o reprender a alguien.
3. Dicho de un profesor: Señalar los errores en los exámenes o trabajos de sus alumnos, generalmente para dar una calificación.
4. Disminuir, templar o moderar la actividad de algo.

Es imprescindible ser conscientes de cuál es el objetivo de la corrección: si solo queremos enmendar lo errado en ese momento puntual; si lo que queremos es advertir al alumno para que sea consciente de que existe un error; si estamos evaluando o nivelando; o si nuestro objetivo es disminuir o moderar la presencia de errores en las producciones de los aprendices.  

El último objetivo es el más importante y el más complicado. Para conseguirlo debemos trabajar con los errores en clase, creando un espacio seguro y amable donde poder equivocarse sin miedo. La clase es el espacio adecuado para cometer errores, y los errores son una información muy valiosa para los profesores. El error es síntoma de progreso en el aprendizaje cuando muestra que el hablante formula hipótesis, las comprueba y las reformula de nuevo. En la actualidad, existen multitud de publicaciones destinadas a los profesores de idiomas que explican cómo deben tratarse los errores de manera adecuada para que puedan significar un beneficio para el alumno. 

A continuación comparto unos pasos a seguir para trabajar los errores en clase de ELE:

1. DETECCIÓN DE ERRORES: Escucha a tus alumnos. Genera un espacio de confianza para que se comuniquen en la lengua que aprenden sin miedo a equivocarse. Pon atención a su contexto, de dónde parten, qué nivel tienen, para qué aprenden. Pon atención a todo tipo de errores: a veces puede dar más problemas de comunicación un error pragmático que uno gramatical, o uno de fluidez que uno lingüístico. 

2. SELECCIÓN DE ERRORES: Elige qué quieres trabajar ya que, salvo en un nivel C1 o C2, no podemos trabajar todo. Los criterios de selección serán las necesidades de los alumnos (nivel, contenidos que están aprendiendo en ese momento, razones por las que aprenden español, contexto, edad, carácter, etc.), por lo que te interesa conocer su opinión. Intenta no dejarte llevar por tus manías personales en esta selección. A menudo la percepción de los profesores es diferente que la de otros nativos, así que ten en cuenta hasta qué punto otros hablantes serían capaces de entender las locuciones de los estudiantes. 

3. TRABAJO CON LOS ERRORES: Piensa cómo los vas a trabajar: dependerá de si están fosilizados, si se deben a la transferencia de otras lenguas, al desconocimiento de una norma (o de la excepción) que ya han estudiado o que aprenderán más adelante. También dependerá del carácter y del estilo de aprendizaje de tus alumnos. Si no lo vas a corregir todo deben saberlo, y también entender por qué no la haces para confiar en que trabajando una selección de errores concretos conseguirán evitarlos. Algunas ideas son: tomar notas mientras realizan una actividad de expresión oral, o utilizar errores cometidos en actividades de expresión escrita, y luego corregir esas frases en clase entre todos; en las redacciones, marcar los errores sin dar la solución correcta, pero haciendo indicaciones sobre la manera de reformularlos; o simplemente traer ejercicios y actividades que incidan en los contenidos que queremos corregir.

4. INSISTENCIA: No es cosa de un día: es imprescindible insistir. Nos interesa enseñar a los estudiantes a ser autónomos, a ser conscientes y a trabajar sus errores. Vas a necesitar mucha paciencia. Recuerda que los primeros interesados en corregir son ellos.

5. EVALUACIÓN. Este paso es fundamental y muy útil tanto para los profesores como para los alumnos, ya que es aquí donde aprendemos todo lo que no encontramos en los libros de teoría. Si conseguimos sistematizar la información que obtenemos del trabajo con los errores, tendremos un material muy valioso para nuestra tarea docente.

Curso de Profesor de español como lengua extranjera
Cursos de Enseñanza de español para extranjeros

 

Imagen: Fuente

Autor

Cristina de LeraFormadora de profesores de español
Compartir