23/12/2019

Una Navidad mayúscula

La Navidad es mayúscula no solo por lo mucho que dura –al menos en España– y por los excesos que acarrea. Lo es, sobre todo, porque se escribe con letra capital al comienzo. Sin embargo, cuando son muchas y las llamamos «navidades» pueden perder esa grandeza inicial, quizás porque lo mucho cansa y deja de ser magnífico. Ya no ilusiona.

También escribimos así, con ese comienzo alto y grande, el resto de los nombres propios que nombramos en estas fiestas: «Nochebuena», «Nochevieja», «Reyes» y «Año Nuevo». En este último caso, solo se merece la versal inicial el primer día del año. Por eso escribimos «Feliz Navidad y próspero año nuevo», con estas minúsculas más que justificadas, ya que deseamos que todo el año sea próspero y no solo las primeras veinticuatro horas. ¿Y si escribimos la palabra «día» delante de estos nombres propios? Pues lo hacemos siempre en minúscula porque no participa de su nombre y podemos prescindir de ella, cosa que no sucede en «Día del Libro» o «Día de la Mujer».

Y repartimos «belenes», «nacimientos» y «papanoeles» en nuestros textos cuando hablamos de esas imitaciones del original pero no del original: las instalaciones, las figuritas, los disfraces, los adornos. Y es que son tan comunes como el espumillón en los bares de carretera durante las fiestas. Palabra esta que, como ves, se escribe en minúscula porque no tiene nada de propio: hay tantas fiestas y en tantos lugares que ya nadie se apropia de ellas.

Claro que hemos de anotar «Niño Jesús», «Papá Noel», «Sagrada Familia» y «Reyes Magos» bien grande al comienzo de sus dos  sustantivos, tanto en singular como en plural, si nos referimos a los personajes y a sus representaciones realistas. Y si hablamos de «san Nicolás» solo incluimos la mayúscula en el nombre de pila, no en el adjetivo.

No olvides que por muy grande que sea tu felicidad durante estas fiestas, la palabra «feliz» no tiene por qué ir en mayúsculas si no la escribes al comienzo de la línea o después de un punto.

De manera que ya solo me queda desearte una feliz Navidad y lo mejor para el nuevo año que va a comenzar muy pronto y viene con un día de más. ¿Y si lo aprovechas para escribir?

Autor

Cristina Planchuelo Profesora de comunicación escrita
Compartir 

Artículos relacionados