Inicio » Blog » Una imagen vale más que mil palabras… si elegimos bien
17/04/2017

Una imagen vale más que mil palabras… si elegimos bien

Este viejo dicho (con ese matiz que añado), debería tenerlo en cuenta todo aquel que se acerque al mundo del diseño gráfico, así como el que ya esté metido de lleno en él, ya que debemos seleccionar minuciosamente las imágenes que utilizamos en nuestros proyectos para conseguir la consistencia, lógica e impacto visual que caracterizan a un buen diseño.

Si bien hay ocasiones en que nuestros clientes nos facilitan las imágenes porque ya tengan contratados bancos de imágenes, o porque cuenten con una identidad muy concreta y generen sus propios recursos, o porque pertenezcan a un sector muy concreto (moda, belleza…) en el que cuenten con fotógrafos especializados, en otros muchos contextos seremos nosotros mismos los que tendremos que encontrar las imágenes a utilizar en el proyecto, para lo cual, como ya hemos indicado, necesitaremos tener un buen criterio para ser coherentes con nuestro proyecto y atraer a nuestro público objetivo.

Para ello, siempre podremos recurrir a bancos de imágenes, dentro de los cuales encontraremos bancos de pago o bancos de imágenes gratuitas. Esto nos lleva a hablar de derechos de autor, que es el tema delicado en estos ámbitos.
Todas las imágenes tienen derechos de autor: en los bancos de pago, estamos pagando por esos derechos de una manera directa, mientras que, en los bancos de imágenes gratuitas, estaremos pagando de una manera indirecta, ya sea mediante publicidad o mediante atribución al autor (indicando su nombre si nuestro proyecto es impreso, o poniendo enlace a su web si es online).

Los bancos de imágenes de pago son fáciles de gestionar una vez efectuado el pago: muchos funcionan mediante un sistema de créditos en el que se paga una cantidad a cambio de unos créditos, teniendo cada imagen un valor concreto en créditos. Otros, en cambio, funcionan mediante suscripción o vendiendo lotes de imágenes o recursos. Algunos ejemplos son:

  • Adobe Stock: anteriormente, Fotolia. Integrado en la suite de Adobe. Muy recomendable su campaña publicitaria, que puede verse aquí.
  • Shutterstock: uno de los más grandes. Tienen gran variedad de recursos.
  • iStock: anteriormente, Getty Images. Muchos recursos y planes y suscripciones para todo tipo de usos.

Por otro lado, los bancos de imágenes gratuitos suelen funcionar mediante licencias Creative Commons, de las cuales tenemos bastante información aquí.
Muchos de estos bancos gestionan imágenes gratuitas y manejan a la par un sistema “Premium” de pago, con muchas más imágenes y servicios.
Los más destacables podrían ser:

  • Pexels: usan licencias CC0, con lo que ni siquiera precisan atribución. Imágenes de gran calidad.
  • Freepik: tienen recursos de todo tipo, y opción “Premium” muy económica.
  • Photl.com: tiene límite de descargas diario, pero permite uso comercial.

Esperamos que, con esta información, encontréis las mejores imágenes para vuestros proyectos. Y, por supuesto, si se os resiste cualquier programa de diseño gráfico de la suite Adobe, siempre podéis acercaros a Cálamo y Cran para informaros acerca de nuestros cursos.

Cursos de Diseño gráfico y de maquetación
Curso de Photoshop
Curso de InDesign
Curso de Illustrator

Autor

José HernándezProfesor de Photoshop
Compartir