Inicio » Blog » ¿Qué es el SEO y por qué es tan importante?
07/05/2019

¿Qué es el SEO y por qué es tan importante?

Cómo mejorar el SEO de tu página web

No es El Dorado, no es el ingrediente secreto de la Coca-Cola y ni siquiera cuenta con un gurú que lo conozca a la perfección, pero pocas veces tres letras han dado tantos quebraderos de cabeza y tanto trabajo a desarrolladores de páginas webs, redactores, diseñadores gráficos y demás profesionales del sector de internet.

SEO son las siglas en inglés de “Search Engine Optimization”, “optimización para motores de búsqueda” en español y “qué hacer para que Google nos posicione mejor" para el común de los mortales.

Descifrando qué es el SEO

Cuando usamos Google o cualquier otro motor de búsqueda –si es que alguien aún sigue usando otro– e introducimos un término o consulta, el navegador nos devuelve una serie de resultados por los que navegar. ¿Qué determina que una página salga antes que otra y, por tanto, tenga más posibilidades de conseguir el ansiado clic del usuario? ¡Pues el SEO, entre otros factores! Podríamos decir entonces que esta optimización no es más que el conjunto de prácticas encaminadas a mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados que arroja un motor de búsqueda. ¡Casi nada! Porque si bien esto parece muy sencillo sobre el papel, trabajar bien el SEO no es nada fácilen la práctica y Google va mejorando y cambiando los criterios que tiene en cuenta (el famoso 'algoritmo') al posicionar una web, obligando a los profesionales a readaptarse.

Por qué es tan importante el SEO

Imagina que has decido abrir un pequeño comercio electrónico para vender invitaciones y recordatorios para bautizos y comuniones. Ilusionado te diriges a tu buscador y tecleas “recordatorios personalizados de Primera Comunión”. ¡Horror! Aproximadamente 1.740.000 resultados de búsqueda. Si tenemos en cuenta que los usuarios rara vez pasan de la primera página de resultados y que las cuatro o cinco primeras entradas corresponden a anuncios pagados a Google, no te equivocarás si piensas que quienes aparecen entre la sexta y la décima posición tienen muchas posibilidades de conseguir que el usuario visite su sitio, navegue por su catálogo y acabe haciendo un pedido. Y es el SEO, con sus distintas prácticas, quien te permitirá aparecer más arriba o más abajo en los resultados de búsqueda (SERPS-Search Engine Results Page, en inglés). ¿No te parece entonces que merece la pena seguir leyendo y conocer un poco más sobre este tema?

Aunque existen millones de factores en los que el motor de búsqueda se basa para posicionar una página, dos son los más importantes: la autoridad y la relevancia. La autoridad no es más que la popularidad de una web; cuantas más visitas reciba, más valiosa será la información que contiene y más importante será para Google. Mientras, la relevancia es la relación que tiene una página frente a una búsqueda dada. Siguiendo con nuestro ejemplo, si alguien está buscando información sobre una Primera Comunión nuestra página será más relevante que, por ejemplo, la web de un periódico.

Conceptos básicos sobre SEO

Teniendo ya claro para qué sirve el SEO, vamos a “entrar en harina” y definir algunos conceptos básicos en el trabajo diario.

  1. El SEO On-page es al que más tiempo y esfuerzos se dedica, pues es el que nos permite trabajar la relevancia de nuestro sitio web. En esta fase nos encargaremos de ofrecer a nuestros usuarios contenidos de calidad, diferentes a los de nuestra competencia, exclusivos, centrándonos las palabras clave de nuestro sector… Pero no bastará con eso, también tendremos que optimizar la velocidad de carga de la página (cuando más rápido cargue, mejor nos posicionará), mejorar el código, cuidar el formato de las URLs, incluir imágenes también optimizadas, vídeos, infografías… En el caso de nuestra web de recordatorios, aunque el objetivo sea vender nuestro producto sería de gran utilidad que desarrollásemos contenidos sobre cómo organizar los preparativos, hacer lista de preparativos imprescindibles, dar consejos para elegir la ropa de los niños, el calzado, el lugar de la celebración, propuestas de juegos… Esos contenidos de calidad, en los que trabajaremos palabras clave como Primera Comunión, celebración infantil, celebración religiosa, nos ayudarán a posicionarnos.
  2. El SEO Off-page se centra en factores externos a la página, fundamentalmente el número de enlaces desde otros sitios a nuestra web. Y en este punto conviene ser cuidadoso. Cuando se empezó a hablar de SEO había una práctica muy extendida consistente en crear perfiles falsos e ir incluyendo links a nuestra web en diferentes foros, comentarios de otras webs o blogs… Google hoy no es el buscador principiante de los inicios y ha mejorado muchísimo sus búsquedas de tal manera que no solo valora el número de enlaces sino también, y sobre todo, la calidad de los mismos. Para el buscador no será igual que nos enlace un diario de tirada nacional como El País, por ejemplo, que la página de una revista de barrio. También se valora la presencia en redes sociales, las menciones en redes sociales de otros o la autoridad de la marca.
  3. Black Hat SEO. Este es un concepto clave y que debes evitar por todos los medios. El Black hat es el intento de mejorar el posicionamiento mediante técnicas poco éticas o que contradicen los principios de los motores de búsqueda. Un ejemplo sería precisamente el de insertar nuestros enlaces sin orden ni concierto en otros sitios web, pero también el cloaking (mostrar al usuario un contenido diferente al que mostramos a Google para que lo indexe) o el keyword stuffing (uso masivo de una palabra clave en un mismo contenido). Como puedes imagina, el White Hat SEO es la práctica justamente contraria y la que debes aplicar a tu sitio web.

Buenas prácticas SEO

¿Ya tienes claros los conceptos teóricos y te preguntas cómo puedes llevarlos a la práctica? ¡Amigo, esa es la gran pregunta de todos los que trabajan en este sector! En la red encontrarás decenas de manuales con consejos para mejorar el posicionamiento de tu sitio web. La experiencia nos dice que este es un proceso muy lento, que requiere paciencia, análisis constante y capacidad de adaptarse a los cambios que, de cuando en cuando, Google introduce en sus criterios de búsqueda para que no nos pille de sorpresa.

Te ofrecemos aquí algunos consejos muy básicos que te serán de utilidad:

  • Conoce a tu audiencia. De poco sirve que tú te empeñes en desarrollar un sitio web con contenidos que consideres interesantes si no lo son para tu público. ¿Has escrito artículos sobre Primera Comunión y bautizos y los segundos tienen el doble de visitas que el primero? ¿Qué más pruebas necesitas para continuar trabajando en esta dirección?
  • Atento a las estadísticas. Google Analytics y Webmaster Tools se convertirán en dos estupendas herramientas de trabajo. La primera te permitirá conocer las visitas de tu sitio web; la segunda te dará claves para mejorar aspectos técnicos del sitio y ver cómo te está indexando Google.
  • Calidad, mejor que cantidad. Hubo un tiempo en que se decía que Google premiaba a los sitios cuantos más contenidos tuvieran dando lugar a piezas cortas, que no profundizaban en la búsqueda de los usuarios y que apenas tenían medio minuto de consulta. Hoy se sabe que los motores de búsqueda valoran los contenidos trabajados, largos, con enlaces internos que permitan navegar al usuario a otros contenidos, con imágenes, vídeos y recursos gráficos interesantes… Además, los usuarios cada vez están más familiarizados con el uso de dispositivos electrónicos y se animan a leer más tiempo en pantalla. ¡Que no te asuste escribir un texto de 2000 palabras si son interesantes!
  • ¡Ojo con las palabras clave! En los inicios del SEO Google rastreaba los sitios web analizando solo las palabras clave, keywords en inglés. ¿Qué ocurrió? Que los portales se dedicaron a multiplicar la keyword de su sector en cada rincón de la web, aunque fuera de forma artificial. Google ya ha mejorado mucho su estrategia de rastreo y no es ni necesario ni conveniente que abusemos de las palabras clave. Bastará con colocarla en los lugares más relevantes del sitio (títulos, encabezados, imágenes, metadescripciones…) para que el buscador identifique cuál es.
  • Trabaja en profundidad. Las imágenes y las metadescripciones son dos aspectos que debes cuidar en tu sitio web. Las primeras deben estar optimizadas para web, con un titulo y un texto alternativo que incluya las palabras clave sin repetir el mismo contenido. La metadescripción es la pequeña frase que Google muestra en su página de resultados de búsqueda. Haz que sea atractiva, descriptiva, que incluya tus palabras clave y que interpele al usuario animándole a entrar a tu sitio web sin superar los 150 caracteres.
  • Ten paciencia. El SEO no es una fórmula mágica que vaya a multiplicar las visitas a tu sitio web de hoy para mañana. Exige dedicación, cuidado y paciencia, mucha paciencia. Después de unos meses trabajándolo te sorprenderá ver los estupendos resultados que ofrece.
  • Valora el long tail. La “estrategia de la larga cola” no ofrece resultados inmediatos pero sí ayuda a posicionar nuestro sitio a largo plazo. Se basa en dar con las búsquedas más especializadas de nuestro sector con muy poca competencia y crear contenidos en torno a ella. Eso hará que nuestro sitio sea de los pocos que puedan mostrarse en los resultados de búsqueda y nos ofrecerá visitas de calidad.
  • Invierte. El tráfico de pago es otra de las formas en que las webs consigue visitas. Es importante valorar dónde invertimos (lo habitual es hacerlo en Google Ads) y si la inversión nos está resultando rentable. Tenlo en cuenta si quieres empezar a tener un volumen constante de tráfico en lo que tu trabajo SEO empieza a dar resultados.

Autor

Patricia GómezDirectora de marketing
Compartir