fbpx ¿Por qué el lenguaje claro es sexy? | Cálamo y Cran
Inicio » Blog » ¿Por qué el lenguaje claro es sexy?
02/06/2021

¿Por qué el lenguaje claro es sexy?

Vale que un ligero acento extranjero nos pone. Y vale también que el idioma universal del cuerpo y sus caricias es más que suficiente… durante un amor de verano con un guiri. Pero para una relación buena, estable y larga no hay como un buen entendimiento mutuo y fluido. Y eso pasa por hablar tal vez no alto pero sí muy claro.

Entenderse acorta distancias, crea intimidad y da confianza. Quizás hasta genera cierto grado de compromiso al despejar del horizonte dobles sentidos, malentendidos y ambigüedades. Y, además, si hablas claro es porque piensas claro… y eso sí que pone. Porque la claridad, como la verdad,  empodera.

Por tanto, es muy buena idea escribir de forma clara, y más en el mundo de los negocios y de las instituciones. Pero, ¿en qué consiste el lenguaje claro?

  • Es un estilo de redacción simple que se entiende a la primera. Usa oraciones cortas, con pocas subordinadas y con verbos en voz activa del modo indicativo; echa mano del vocabulario común y explica brevemente lo que haga falta.
  • Es preciso, conciso y directo, por lo que no hace perder el tiempo en su comprensión. Va al grano, carece de palabrería y huye de los enrevesados «adjunto remito a los efectos que procedan respecto del asunto de referencia» y semejantes anticuallas incomprensibles.
  • Es efectivo porque el mensaje llega intacto, no se topa con interferencias en el camino como las confusiones que provoca el intimidante y oscuro lenguaje grandilocuente. Compara estos textos:

Lenguaje claro. Prodigioso volcan. Calamo y cran
Imagen: Prodigioso volcán

  • Es democrático: pretende que cualquiera pueda entenderlo, por lo que renuncia a los tecnicismos, las jergas profesionales y las palabras anticuadas o muy cultas. ¿Te acuerdas de aquella parodia de los hermanos Marx sobre el lioso y redundante lenguaje jurídico en Una noche en la ópera? «La parte contratante de la primera parte…». Después de cortar tanta cháchara, todo queda reducido a una simple y clarísima  frase.
  • Es empático: siempre se escribe teniendo en cuenta a la persona que lo leerá. Por eso el lenguaje claro facilita la lectura con negritas, cambios tipográficos, listas, tablas, explicaciones, ejemplos, una estructura ordenada y bloques de texto titulados. Como este post que estás leyendo.
  • Se ajusta a las normas ortográficas, ya que estas fueron creadas para regular los usos de la lengua y facilitar, así, la comprensión entre quienes la hablan. Un documento mal acentuado, puntuado y escrito es un texto lleno de tropiezos que dificultan su lectura, como este sobre Johan Sebastian Mastropiero de Les Luthiers.
  • Está bien presentado en el papel o en la pantalla, con sus buenos márgenes, su interlineado perfecto, sus párrafos bien definidos y equilibrados, su tipografía adecuada. Y es que eso también mejora la calidad de la lectura.
  • En síntesis: el lenguaje claro es transparente. Y ya sabemos lo bien que quedan  las transparencias…
Si quieres saber más sobre el lenguaje claro puedes consultar la obra de Daniel Cassany… o apuntarte a nuestro curso Lenguaje claro en el que aprenderás, practicarás y pulirás ese puntito tan sexy que tiene escribir y hablar para que todo el mundo te entienda.

¿Quieres seguir aprendiendo?

Curso de Lenguaje claro
Curso de Copywriting
Curso de Redacción profesional
Cursos de Creación de contenidos

Autor

Cristina Planchuelo Profesora de comunicación escrita
Compartir