22/04/2016

Nunca el tiempo es perdido

Me llamo Almudena Castro, soy licenciada en traducción e interpretación de alemán e inglés. Mi historia se ha escrito en diferentes ciudades, pero para remontarnos a los inicios rápidamente, empecé a estudiar la carrera en la Universidad de Vigo, donde cursé una asignatura optativa que se llama “Ortotipografía para traductores”. Por aquellos tiempos ni tan siquiera sabía qué significaba esa palabra, pero esos meses de clase me sirvieron para descubrir los cimientos del mundo de la corrección y una vocación latente, así que me dejé llevar por mi afán de aprender y empecé a buscar cursos de corrección. El principal problema con el que me encontré fue que prácticamente no existían cursos reglados, pero tuve la suerte de encontrarme con Cálamo&Cran, así que no lo dudé dos veces e hice los cursos intensivos de verano de corrección ortotipográfica y de estilo. La experiencia fue muy positiva, ya que obtuve una visión general de cómo funciona el mundo de la corrección. Al final del curso el profesor nos habló de la bolsa de trabajo de Cálamo&Cran y me acuerdo perfectamente de un comentario de uno de mis compañeros que reflejaba la desilusión que provocan tales bases de datos en las que nunca o casi nunca se llega a recibir nada. No fue mi caso. Después de los cursos terminé la carrera en Barcelona y antes de acabarla recibí una oferta de empleo de una empresa de servicios editoriales de Barcelona a través de la bolsa de trabajo de Cálamo&Cran. Empecé haciendo prácticas en esta empresa y, finalmente, estuve trabajando durante más de 3 años, durante los cuales pude poner en práctica todo lo aprendido en estos cursos. Porque bien es cierto lo que se dice: “se hace camino al andar”.

Los cursos de corrección me abrieron las puertas del mundo laboral y, gracias a ellos, conseguí mi primer empleo, antes incluso de terminar la carrera; por este motivo, no puedo estar más que agradecida y ahora mismo estoy encantada de poder devolver una pequeña parte de lo que yo recibí.

Almudena Castro Díaz, ex alumna y profesora de Cálamo&Cran

Autor

Compartir