fbpx La diosa ambiciosa | Cálamo y Cran
26/01/2022

La diosa ambiciosa

Mari Tilde querida:

Pues que resulta que tengo un novio escritor, y como consecuencia de eso he descubierto que expresarse correctamente es tremendamente sexy. Por eso he decidido convertirme a mí misma en una diosa de la lengua y dejar epatado y asombrado a todo el mundo con mi destreza lingüística, tanto oral como escrita. ¿Qué consejos me podrías dar para lograr mi objetivo?

Lady Vina

Querida Lady Vina, me alegra mucho lo de tu novio escritor. Ya sabes que si a veces no te da conversación no es nada personal contra ti, es que está pensando en su obra. Por otro lado, no confundas escribir bien con escribir con pomposidad y pedantería. Veo tu texto un poquito recargado, y eso no es expresarse correctamente. Las diosas de la lengua la usan con sencillez. Pero vayamos por partes.

El comienzo «pues que resulta que» no es el mejor para un texto. Esa es una expresión propia de la lengua hablada, no de la escrita. Elimínala porque, además, no te hace falta. Empieza por «Tengo un novio escritor» y listo.

Lady, no me negarás que también es algo largo «como consecuencia de eso». Si quitas «de eso» se entiende igual de bien. Aunque lo mejor sería eliminarlo y dejar solo la breve y sencilla conjunción «y»: «y he descubierto…». La palabrería es un defecto que las diosas jamás tienen.

¡Y esos adverbios tan seguidos que crean una rima interna!: «correctamente» y «tremendamente». Hija, no mezcles la poesía y la prosa. Los adverbios tienen otro inconveniente, además de esos finales clónicos: son largos. Como ves, el tamaño sí importa entre las diosas de la lengua. Cuanto más breve, mejor. Todo.

¡Y ese redundante «convertirme a mí misma»! El pronombre «me» lleva dentro «a mí misma», así que no necesitas aclarar nada. Tampoco hace falta la explicación «tanto oral como escrita» porque la destreza lingüística incluye  ambas. Las diosas nunca dan explicaciones innecesarias, recuérdalo.

¿Y qué me dices de esas dos palabras sinónimas seguidas, «epatado y asombrado»? Ambas significan lo mismo –aunque, querida, tal vez no lo sepas–. Escribe solo palabras cuyo significado conozcas para garantizar que las usas divinamente.

Y rematas el texto a tu estilo, Lady, con palabras de más. Tu «¿Qué consejo me podrías dar para lograr mi objetivo?» tiene otra rima interna, esta vez provocada por los infinitivos terminados en –ar. Pero además contiene tres verbos seguidos en un espacio muy breve. Eso es mucho arroz para tan poco pollo, reina. Ahórrate la perífrasis y déjalo en «¿Qué me aconsejas?», ya que queda claro el para qué.

En resumen, Lady Vina, para que escribas bien basta con que lo hagas de forma clara, sencilla y breve. Enrollarse es un error típico de los simples mortales.

 

Mari Tilde
Tu consultora ortográfico-sentimental de cabecera

 

¿Quieres seguir aprendiendo?
¡Vámonos de letras! Escapada ortográfica
Taller de comasutra: mejora tu puntuación
Redacción profesional
Copywriting

Cursos de Creación de contenidos

Autor

Cristina Planchuelo Profesora de comunicación escrita
Compartir