Inicio » Blog » Ganadores I Edición Premios CYC: Mejor profesora
18/12/2013

Ganadores I Edición Premios CYC: Mejor profesora

Premio a la mejor profesora: Cristina Núñez.

Aquí tenéis su historia:

En septiembre de 2009, debido a que estaba trabajando en una editorial y el oficio me apasionaba cada vez más, decidí buscar algún curso relacionado con él. Me inscribí en los cursos online de Corrección Profesional y Corrección de Estilo, y en el curso presencial de Edición Profesional. Hice todos los trámites a través de Internet y por teléfono… Compañeras de la universidad me habían hablado muy bien de la academia, vi que los cursos se adaptaban perfectamente a lo que necesitaba y me zambullí en ellos. 

No conocí la academia hasta el primer día que acudí a clase. Como alumna, creo que lo que más valoro de mi experiencia tanto online como presencial es el contacto con profesores estupendos, siempre dispuestos a ayudarte y resolver las dudas, y que además son profesionales de las materias que imparten y están en contacto con todas las cuestiones relativas al oficio que te asaltan.

Terminado el curso de Edición Profesional, me ofrecieron impartir los cursos de corrección. La verdad es que me hizo muchísima ilusión; jamás habría imaginado que acabaría viéndome del otro lado. Para mí fue todo un reto: prepararme, ir aprendiendo qué aspectos suelen presentar más dudas, cuál es la mejor manera de explicar determinadas cuestiones, conocer la nueva norma ortográfica (allá por diciembre de 2010) y un largo etcétera de imprevistos y casos únicos con los que te enfrentas día a día.

Como profesora de Cálamo y Cran he dado clase en su sede de la calle Hileras y ahora en la calle San Marcos, pero también he recorrido las oficinas de algunas empresas e instituciones: las Cortes de Castilla y León, por ejemplo; la Comisión Nacional del Mercado de Valores, alguna que otra editorial… Lo maravilloso es encontrar siempre alumnos apasionados por la materia (o que no lo son tanto, pero acaban dejando que les prendas la llama de la curiosidad), con preguntas siempre más difíciles o más excepcionales y con ganas, siempre, de aprender todas las herramientas para ir poblando el mundo de textos correctos y agradables de leer.

Con mis alumnos aprendo muchísimo en cada clase. Acuden a clase con sus experiencias vitales y laborales y me hacen un regalo cada vez que comparten todo eso conmigo. En ocasiones, me escriben correos electrónicos para contarme su devenir o para preguntarme alguna duda. Me gusta saber de ellos, tener noticias de cómo se desenvuelven, de si encuentran trabajo, de a qué dudas se tienen que enfrentar… Y ayudarlos en la medida de lo posible. Así, sigo aprendiendo a su lado.

A todos ellos, muchísimas gracias.

Autor

Profesora de corrección y correctora
Compartir