Inicio » Blog » El papel del lector profesional
27/05/2019

El papel del lector profesional

Conviértete en lector profesional

¡Cuántos profesionales están detrás de cada libro que llega al mercado! Además del autor es necesario que haya, al menos, un editor, un diseñador, un corrector, un maquetador… A todos ellos se suma el lector profesional. Sí, sí, has leído bien. Esta profesión existe. El lector profesional es el encargado de leer y dar su opinión sobre toda clase de manuscritos. Su trabajo es poco conocido para el gran público y que no siempre está presente en las editoriales aunque sí hay alguien que hace su trabajo. En las pequeñas editoriales y en aquellas en las que no puede mantenerse un lector profesional en plantilla este trabajo lo desarrolla el propio editor. 

Qué hace un lector profesional

Parece de perogrullo decir que su trabajo se basa en hacer una lectura en profundidad de cualquier obra, pero no hará solo eso. El lector profesional leerá todo tipo de texto que caiga en sus manos y, gracias a su experiencia y su conocimiento, podrá redactar un “informe de lectura” analítico.

Lo más habitual es que trabaje para una editorial o para un escritor. En el primer caso su informe que servirá al editor para identificar más fácilmente el género y subgénero de la obra, su argumento, personajes, el contexto temporal… Además, el lector profesional incluirá todos aquellos aspectos positivos y negativos que considere. Puede reseñar, por ejemplo, si el final resulta previsible, si el desarrollo temporal de la obra es confuso y puede causar problemas al lector, si los personajes no están tan bien perfilados como la historia requeriría… Gracias a ellos el editor se hará una idea muy aproximada del tipo de manuscrito ante el que se encuentran y valorar si merece la pena que su editorial apueste por él o no.

Como te comentábamos antes también pueden encontrarse casos de escritores que deciden encargar uno de estos informes a lectores profesionales independientes. Imagina que llevas años trabajando en tu novela. Cuando la acabes deberías contar con un corrector profesional que repase el texto para comprobar que está perfectamente escrita. Después, el lector profesional podrá elaborar un informe en el que te explique si encuentra que la época histórica en que has situado la obra es adecuada o no, si el tipo de diálogos usado es el correcto y el éxito que, desde sus expertos ojos, podría tener una vez que llegue al mercado. Este análisis, profesional y aséptico, te permitirá hacer los ajustes necesarios en la obra antes de emprender la ardua tarea de buscar editorial que la publique.

Cómo debe ser un lector profesional

Este tipo de profesionales no lee para sí mismo, para su entretenimiento y deleite, sino que debe aproximarse a todos los textos que caen en sus manos desde una perspectiva totalmente aséptica. Estas características definirán su tarea:

  1. Objetividad. El lector profesional leerás las obras con atención, imparcialidad y espíritu crítico, desde un punto de vista integral que abarque todos los aspectos relativos al texto.
  2. Capacidad de análisis. Es fundamental para que el informe de lectura emitido sea riguroso. Ha de ser capaz de absorber cada detalle, tomar notas y saber encontrar toda clase de errores por pequeños que parezcan.
  3. Profesionalidad. Ser un gran lector no basta para ser un buen lector profesional. Se requiere conocer el mercado editorial en profundidad, saber qué ha de incluirse en un informe de lectura y cómo redactarlo, saber adaptarse a distintos textos y clientes y hacerlo todo con detallismo y paciencia.

El curso “Informes de lectura” de Cálamo&Cran te brinda la oportunidad de formarte para convertirte en un lector profesional de altura.

EDICIÓN

 

Autor

Patricia GómezDirectora de marketing
Compartir