13/03/2017

Alumnas trabajadoras

Aunque con unos días de retraso, no quería dejar de escribir este mensaje, sobre todo pensando en esas mujeres trabajadoras y luchadoras que han pasado por Cálamo & Cran durante estos veinte años.

Cada día respondo tutorías de alumnas que se esfuerzan por convertirse en mejores profesionales o por dar un vuelco a sus vidas realizando alguno de nuestros cursos mientras que, a la vez, se ocupan de la labor que para mí es la más importante en nuestra sociedad: educar a sus hijos.

Hoy quiero recordar con especial cariño a una alumna que pasó por el Curso de Traducción Profesional hace ya un par de años y que lo realizó mientras luchaba contra un cáncer que lamentablemente al final pudo con ella. Todavía guardo nuestros correos, incluso el último, que nunca llegó a contestar. Durante el tiempo que la tuve como alumna no pasaba un solo día sin que me enviara un mensaje para consultarme dudas, o para preocuparse por entender los fallos que le había señalado en su última traducción, o simplemente para compartir conmigo y sus compañeros una noticia de prensa que le había parecido curiosa. Sin duda, una de las mejores alumnas que pasó por mis manos, una mujer luchadora, con ganas de mejorar cada día que me enseñó muchas cosas a mí como profesora y como persona, y a quien conservo en un hueco de mi corazón para siempre como ejemplo de alumna modelo, de superación y de lucha.

También han pasado por nuestros cursos de traducción profesionales que querían dar un vuelco a sus vidas mientras acababan de ser mamás. Algunas de estas personas, hoy traductoras profesionales en activo, aún me cuentan de sus trayectorias: traductoras autónomas, traductoras oficiales del Estado tras realizar oposiciones, gestoras de proyectos para agencias de traducción…

Y recientemente he tenido el placer de tener como alumna de traducción a una mujer de 70 años a quien no se le escapaba ni un solo detalle de los trabajos que me entregaba para corregir y que, a pesar de sus nietos, hijos y múltiples obligaciones, finalizó el curso con una de las mejores calificaciones que he puesto nunca.

Queridas alumnas, las que he citado aquí y todas las que habéis pasado por Cálamo para esforzaros por ser aún mejores en lo vuestro, a todas vosotras: ¡feliz día de la mujer trabajadora! Gracias por confiar en nosotros para seguir formándoos y luchando por alcanzar vuestros sueños profesionales. Gracias por permitirme conoceros y aprender día a día con vosotras. Ha sido un placer ayudaros y acompañaros en vuestro camino. 

Cursos de traducción
Cursos de corrección
Cursos de edición
Cursos de diseño gráfico y maquetación
Cursos de Enseñanza de español
Cursos de Creación de contenidos

 

Autor

Jimena LicitraTutora de traducción
Compartir