Inicio » Blog » 10 claves para hablar en público
27/01/2017

10 claves para hablar en público

¿Debes dar una charla, contar lo que sabes o decir en voz alta eso que tantas veces has pensado? Seguro que esto te ayuda.

  1. «Hacen falta tres semanas para preparar un discurso improvisado», aseguraba el escritor y periodista Mark Twain. Así que, ya sabes, no lo dejes todo al azar. Antes de crear tu guion hazte algunas preguntas: ¿qué quiero transmitir? ¿Qué efecto deseo causar? ¿Me interesa vender algo, convencer, mover a la acción, ganar prestigio, conmover, pedir…? ¿Qué sabe la audiencia de lo que voy a hablar? ¿Qué información podría ayudarle? ¿De cuánto tiempo dispongo? ¿Cómo consigo que resulte entretenido mi mensaje?
  2. Recuerda: el protagonista de tu intervención no eres tú sino tu audiencia. Tenla siempre presente, no te desvíes de la necesidad de aportarte algo importante con tus palabras.
  3. Si tienes poco tiempo para preparar tu presentación, céntrate en conseguir un buen comienzo y en ensayarlo. Un arranque llamativo predispone positivamente a quien te escucha, aunque el resto del contenido sea más improvisado. Ten preparada una broma, una anécdota, un dato curioso, una pregunta interesante, una frase sorprendente, una buena cita…
  4. El entusiasmo es contagioso: empieza con él. Si los nervios te lo impiden, sencillamente sonríe, preséntate, comunica que te sientes feliz de estar ahí (pero no lo inquieto que estás, eso no le interesa a nadie). Expón de qué va la charla y comienza por fin.
  5. Cuando te encuentres francamente nervioso, arranca tu intervención con un vídeo breve, muy interesante o que cree un buen ambiente. No estaría de más que empezaras a recopilar los vídeos que te han gustado para echar mano de ellos cuando te hagan falta.
  6. Usa siempre palabras fáciles de entender y oraciones cortas. No te costará demasiado si tu verdadera intención es que tu interlocutor te comprenda, no deslumbrarle. Evita las jergas y elimina los latiguillos. Para descubrirlos, haz un ensayo y grábate la voz: descubrirás cómo suenas.
  7. Genera imágenes y pon ejemplos que ayuden a quien te escucha a «ver» lo que le cuentas. Ahí van dos ideas: «Si desenrrolláramos todo el ADN de las células de un cuerpo humano, cubriríamos la distancia de la Tierra a la Luna 7.000 veces» o «el ADN de una simple ameba unicelular contiene 400 millones de bits de información genética, lo suficiente para escribir 80 libros de 500 páginas cada uno».
  8. Repite varias veces el mensaje importante, esa frase que resume tu idea principal. Así te aseguras que por lo menos eso ha quedado bien claro y los oyentes lo van a recordar.
  9. Considera que estás manteniendo una  conversación: no solo hables, también escucha, mantente receptivo y mira a cada uno de tus interlocutores. Interactúa con ellos si es posible.
  10. Al final del todo, aporta una conclusión y pon un broche final memorable… que podría perfectamente haber sido el principio: una frase, una pregunta, una imagen…

Para terminar, da las gracias: ten en cuenta que la gente te ha regalado parte de su tiempo.  

 

Curso de Escritura para web
Curso de Redes sociales para autónomos y PYMES

 

Autor

Cristina PlanchueloProfesora de comunicación escrita
Compartir